Fondo Verde para el Clima aprueba US$22 millones para proyecto en el Altiplano de Guatemala para la adaptación al cambio climático

Fecha de publicación: 20 / oct / 2018

Gracias a los esfuerzos liderados por el ministro de Ambiente y Recursos Naturales, Alfonso Alonzo, ante el Fondo Verde para el Clima FVC (Green Fund Climate, por sus siglas en inglés), ente financiero mundial para el cambio climático, Guatemala podrá contar con un fondo de US$22 millones (unos Q170.2 millones, aproximadamente) para el desarrollo de importantes proyectos de mitigación resiliencia y adaptación ante efectos de cambio climático en beneficio de comunidades de las cuencas altas y bajas del Altiplano guatemalteco.

Con este primer proyecto del Fondo Verde aprobado en Centroamérica, las comunidades del Altiplano de Guatemala se verán beneficiadas directamente mediante acciones de reducción de los impactos del cambio climático en cuencas estratégicas para la recarga hídrica y mejores prácticas de uso de la tierra, acompañadas con información climática técnica y culturalmente pertinente para mejorar la toma de decisiones.

La noticia fue recibida este viernes por el titular de la cartera ambiental de Guatemala, luego que la Junta Directiva del FVC, encabezada por su CoPresidente Lennart Bage, aprobara el proyecto “Construyendo resiliencia de los medios de vida ante el Cambio Climático en las cuencas altas del Altiplano de Guatemala’, un esfuerzo liderado por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), en alianza con el Instituto de Bosques (INAB) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAGA), e implementado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), como entidad acreditada ante el FVC.

Este proyecto se aprobó en la 21 Reunión Junta del FVC, organizada por el Reino de Bahrein en Manama, del 17 al 20 de octubre, en donde se aprobaron nuevas propuestas de financiamiento presentadas por sus entidades acreditadas, dirigidas al desarrollo de bajas emisiones y un desarrollo resiliente al cambio climático, entre ellas el proyecto que se implementará en Guatemala. 

“Desde el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala aplaudimos la aprobación de este proyecto por parte de la Junta Directiva del Fondo Verde, el cual permitirá mejorar las capacidades de adaptación de comunidades en una de las áreas más vulnerables al cambio climático en el país, manifestó el titular del MARN.

“Trabajando en conjunto con las municipalidades y comunidades del Altiplano, brindaremos soluciones integrales en cuencas que son clave para la recarga hídrica, tanto para comunidades cuenca arriba como ciudades cuenca abajo. Este proyecto constituye, además, un firme compromiso del Gobierno de Guatemala para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París por un futuro sostenible y resiliente, y avanzar en la implementación del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático (PANCC)”, agregó el funcionario guatemalteco.

El objetivo primordial del proyecto en Guatemala es reducir los impactos del cambio climático en el ciclo hidrológico en cuencas hidrográficas seleccionadas, mediante el escalamiento de acciones de adaptación basada en ecosistemas (EbA). Estas acciones contribuirán a mejorar la recarga y producción de agua, así como la resiliencia al cambio climático por parte de la población y de los ecosistemas.

El FVC es un fondo mundial creado para apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo para responder al desafío que exige la adaptación a los efectos de cambio climático, mediante la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a través de una serie de acciones.

El proyecto se centrará en tres áreas: 1) el manejo de cuencas integrado y climáticamente inteligente, adaptado al contexto local del Altiplano; 2) el financiamiento para la acción climática en cuencas por parte de comunidades mediante la canalización de recursos hacia áreas prioritarias; y 3) la información sobre el clima brindada a agricultores y otras partes interesadas.  

Para la implementación del proyecto, el MARN será la entidad ejecutora del  mismo, que en conjunto suma 37.6 millones de dólares (US $37.6 millones), gracias a la contrapartida que el Gobierno de Guatemala deberá aportar (US $11 millones y el de la  Agencia de Cooperación Internacional de Corea -KOICA-,  con US $4.6 millones. El período de implementación es de siete años.

Como socios implementadores participan la Fundación para la Conservación de los Recursos Naturales y Ambiente en Guatemala (FCG) y el Instituto de Agricultura, Recursos Naturales y Ambiente (IARNA). Entre las instituciones y sectores beneficiarios se encuentran el Instituto Nacional de Bosques (Inab), la Autoridad Meteorológica Nacional (Insivumeh), el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA); así como municipalidades locales y organizaciones y cooperativas comunitarias.

La Directora de la Oficina Regional de la UICN para México, América Central y el Caribe, Dr. Grethel Aguilar, destacó que la aprobación de este proyecto es el resultado de un esfuerzo conjunto, impulsado por el MARN y el Inab, que cuenta con una contrapartida del programa PROBOSQUES  de US $5 millones de dólares y el apoyo de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (KOICA).  

“La UICN como agencia implementadora acreditada ante el Fondo Verde del Clima agradece la confianza depositada por Guatemala en este esfuerzo que hoy luego de muchos esfuerzos de trabajo colaborativo da sus frutos.  Este nuevo proyecto beneficiará directamente a una vasta población que podrá enfrentar de mejor manera con ecosistemas saludables los retos del cambio climático.  Estamos listos para trabajar mano a mano con el gobierno y las  comunidades, en busca de metas de bienestar para las poblaciones más vulnerables”, agregó la directora.

Nuevo proyecto beneficia a población del Altiplano 

El área total que se cubrirá con este proyecto es de 146,500 hectáreas, de las cuales 22,500 ha serán restauradas directamente. Las acciones incluyen agrosilvicultura con cultivos anuales, sistemas silvopastoriles y agroforestales con cultivos permanentes o plantaciones forestales y áreas de protección. Las áreas seleccionadas son aquellas aptas para la recarga hídrica y se ubican en una región rica en pueblos indígenas.

Para la coordinadora de la UICN en Guatemala, Úrsula Parrilla, “el proyecto escalará los esfuerzos interinstitucionales que tanto las comunidades como las instituciones de Guatemala han venido realizando en una zona con una riqueza natural y cultural única, promoviendo la acción climática liderada por comunidades y con un enfoque transformacional, al agregar información climática a la toma de decisiones a corto y mediano plazo en Guatemala, tanto a nivel local como nacional”.