Iniciativas Pioneras para la Reducción de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero

Fecha de publicación: 16 / jun / 2016

 

Los cambios bruscos en la temperatura del ambiente han sido notorios en los últimos años. Los seres humanos, animales y plantas han sido víctimas del sofocante calor percibido en Guatemala.

Expertos indican que es consecuencia del calentamiento global, que poco a poco está pasando la factura a la humanidad por la generación desmedida de Gases de Efecto Invernadero –GEI-.

Para contrarrestar estos efectos, hay sectores en el país que han reflexionado sobre la situación y emprendido acciones para mitigar los efectos del cambio climático. Por eso, el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, con el apoyo  de entidades como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional-USAID-( por sus siglas en inglés), a través del proyecto  Desarrollo con Bajas Emisiones y el Programa Clima, Naturaleza y Comunidades en Guatemala-CNCG-, entre otros; presentan casos de Iniciativas Pioneras en Guatemala para la Reducción de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

En el país se han identificado 62 acciones, de las cuales han destacado algunas por el impacto que representan a nivel nacional, la disponibilidad de información, la posibilidad de que los casos sean replicados y la existencia de ahorro económico implícito.

 

Biodigestor Granja Elenita, Alta Verapaz

 

El primero de los proyectos es un biodigestor instalado en la Graja Elenita, en la aldea Purah, del municipio de San Juan Chamelco, Alta Verapaz, el cual es propiedad de la familia Xol. Esta familia se dedica a la crianza y engorde de pollos para comercialización y a las actividades agrícolas para el autoconsumo.

Afortunadamente, la familia Xol fue beneficiada con la instalación de un biodigestor en su granja, a través de un proyecto sobre Usos Productivos de Energía Renovable que se desarrollaba en la región.

El biodigestor consiste en un contenedor cerrado, hermético e impermeable dentro del cual se deposita materia orgánica a fermentar (en este caso excretas de pollos), en determinada dilución de agua para que a través de la fermentación se produzca gas metano y fertilizantes orgánicos ricos en nitrógeno, fósforo y potasio y además, se disminuya la emisión de gases de efecto invernadero, producido por el excremento.

Principales beneficios:

A partir de la instalación del biodigestor se obtuvieron los siguientes beneficios:

 

  • Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero
  • Reducción de costos operativos, mayor rentabilidad
  • Generación de biogás para uso doméstico y para uso productivo
  • Ahorro económico en la compra de fertilizantes, por la aplicación de abono líquido(biol) en cultivos
  • Ahorro económico en consumo de leña
  • Disminución de riesgos para la salud (tos e infecciones en los ojos por el humo de la leña)

 

Reducción de Emisiones

Con base en los datos recabados en el emprendimiento de pollos, se estimó que las emisiones de GEI anuales, antes de la implementación del biodigestor eran de 37.62 toneladas; con el uso del biodigestor, las emisiones de GEI anuales se redujeron a 2.35 toneladas. La reducción de emisiones de GEI de más de 93%.

 

Sistema de Tratamiento de desechos sólidos en el IRTRA

El Proyecto consistió en un sistema de manejo de desechos sólidos del parque y los hostales en Retalhuleu. El sistema incluyó un área para la clasificación de los desechos, así como ocho cámaras de compostaje que procesan los desechos orgánicos y los transforman en compost. Además, un relleno sanitario para los desechos no reciclables y una laguna facultativa. Con este proyecto se ha logrado la reducción de 907 toneladas de CO2 anuales.

Además, el proyecto ha permitido que año con año el ahorro sea incremental debido al aumento en precios de fertilizantes que son sustituidos por el compost. Estos ahorros anuales son de aproximadamente Q204,000.00. Por otro lado, los ingresos promedio anuales por la venta de material para reciclaje ascienden a Q162,000.00.

 

Oxidrógeno en calderas

 

Mangos de Guatemala, S. A., es una empresa procesadora y empacadora de mango Tommy Atkins para exportación. El mango procesado en la planta se exporta en su totalidad a Estados Unidos, por lo que la fruta requiere de un tratamiento hidrotérmico para ser exportada.

La tecnología aplicada consiste en la inyección de oxhidrógeno en las calderas como un segundo combustible que cataliza el combustible principal (diésel) y mejora la eficiencia al quemarse mejor y producir más calor; además se instaló un recuperador de calor en las chimeneas, se redujeron las boquillas que alimentan las calderas; y se colocó un cobertor en una de las pilas de agua caliente para el tratamiento hidrotérmico de la fruta.

A partir de la aplicación de la tecnología y las prácticas de eficiencia energética se obtuvieron los siguientes beneficios:

  • Eficiencia energética en el consumo de combustible
  • Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero
  • Reducción de costos operativos
  • Mayor rentabilidad
  • Se redujo la emisión de 14 toneladas de CO2  al año

La cantidad de emisiones de GEI por tonelada de fruta procesada varió de 25.57 kg de CO2 (campaña 2014) a 21.79 kg CO2 (campaña 2015). La reducción de emisiones de GEI en casi 15%, proporciona datos interesantes en cuanto al potencial de uso de los generadores de oxihidrógeno y de las otras adaptaciones tecnológicas.

 

Reducción de Consumo Energético en Alumbrado Público en Villa Nueva

El proyecto consistió en la sustitución de 16,700 lámparas de alumbrado público de mercurio por tecnología LED.

El proyecto se realizó durante la administración municipal 2012-2016. Este proyecto se hizo con el objetivo de reducir la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, además, prestar a los vecinos un servicio más eficaz mediante el uso de tecnología más eficiente, así como un sistema de administración constante y efectivo. Con este sistema se redujeron 6,036 toneladas de CO2 emitidas a la atmósfera.

 

Buenas Prácticas en el Pastoreo Intensivo Rotacional para Ganadería Lechera

 

Finca La Aurora es un negocio agrícola dedicada al ganado lechero, desde 2009, ha logrado un nivel de tecnificación más intensiva, por lo que el reto consistía en incrementar la productividad de la finca y obtener un mejor rendimiento de la leche, tanto en calidad como en cantidad, además de optimizar el uso de los recursos disponibles para mejorar la rentabilidad de la finca.

En el año 2009, se tomó la decisión de pasar de una modalidad de pastoreo extensivo tradicional a una de pastoreo intensivo rotacional, que implica utilizar menor cantidad de tierra y destinar las áreas de topografía suave y cercana a la sala de ordeño al pastoreo del ganado lechero. En ese mismo año, se implementaron varias prácticas y tecnologías que apoyaron el incremento de la producción, se colocaron cercas electrizadas en corrales y potreros para un manejo más eficiente del uso de la tierra y del ganado, para evitar que las vacas traspasaran los cercos y poder mantenerlas en potreros relativamente pequeños (grupos de 40 a 50 cabezas en aprox. 800 m2).

Con el fin de contar con suficiente y mejor pasto durante la época de verano, se manejó de forma más eficiente, mediante la siembra de pasto rye grass para corte en 1.5 hectáreas (ha), que en época de invierno es cortado y ensilado para su posterior uso.

Con la aplicación de las prácticas antes descritas, la finca pasó de utilizar 55 hectáreas para pasto en el año 2009 a 20 hectáreas en el año 2015. Una parte del área anteriormente dedicada al pastoreo de ganado (20 ha) se reforestó con ciprés y pino y la otra parte tiene regeneración natural de bosque.

Se ha  incrementado  la producción diaria al pasar de un registro de 11 litros/vaca en el año 2011 (año 1: implementación de prácticas), a uno de 20 litros/vaca en el año 2014 (año 4: prácticas consolidadas). La dieta de las vacas mejoró, incidiendo en el incremento de la producción de leche y en la mejora de su calidad. Las plantas procesadoras reportaron mejores características nutricionales de la leche: el valor proteico pasó de 2.8% a 3.2% y la grasa, de 3.7% a 4.5%.

La práctica también resultó en un incremento de la producción de pasto. El incremento fue de menos de 0.25 kg de pasto verde/m2 a 4.5 kg de pasto verde/m2 en época de lluvia y a 2.5 kg de pasto verde/m2 en época seca.

“Estas iniciativas contribuyen a alcanzar los compromisos adquiridos como país en la Conferencias de las partes -COP21-, en donde Guatemala se ha propuesto reducir  47.81 millones de toneladas de CO2 (11.2%) no condicionadas para el año 2,030, hasta 53.85 millones de toneladas (22.6%) condicionadas para el mismo período” expresó Fernando Coronado, viceministro de Recursos Naturales y Cambio Climático.

“De lo que se trata, es promover aquellas tecnologías que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero pero también que favorezcan al productor, ahorrando recursos o mejorando su productividad. La oportunidades en el área de mitigación y en el área de eficiencia económica son muchísimas, van desde la iniciativa privada hasta el sector público” resaltó Luis Castañeda, Director del Proyecto Desarrollo con Bajas Emisiones USAID.