Ministro Alonzo presentó programas exitosos ante cambio climático realizados en Guatemala

Fecha de publicación: 04 / dic. / 2019

En el tercer día de la COP25, en Madrid, España, el Ministro de Ambiente y Recursos Naturales, Alfonso Alonzo, presentó los programas que han sido exitosos en Guatemala ante los organismos multilaterales de cooperación técnica y financiera, a los que sugirió expandirlos a otros países del subcontinente latinoamericano, con base en los logros obtenidos para mitigar los efectos del cambio climático en las poblaciones más vulnerables, propuesta que fue acogida con optimismo.

El funcionario guatemalteco también actuó en su calidad de presidente pro tempore de la Asociación Independiente de América Latina (AILAC), al presentar los detalles y mecanismos de operatividad del programa Modelo de Adaptación Climática (MAC), el cual se ejecutó en 9 municipios del Corredor Seco de Guatemala con apoyo del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomín), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuyos representantes estuvieron presentes al igual que los del Fondo Verde para el Clima (Green Fund Climate, siglas en inglés),

“Queremos llevar el Modelo de Adaptación Climática a todo el país o por lo menos a todos los municipios del Corredor Seco; ya Honduras y El Salvador se han mostrado interesados en replicarlo, y podrían volverse programas regionales”, dijo durante su intervención.

El programa MAC se ejecutó con éxito en 9 municipios del corredor seco guatemalteco y benefició a 6 mil familias mediante capacitación a mujeres, dotación de aves de corral resistentes y recuperación de huertos comunitarios, logrando la capacitación para la autosostenibilidad alimentaria de las comunidades y generando una economía circular en las familias, al contar con recursos para autoconsumo, vender o compartir excedentes.

“Muchos países de la región de Latinoamérica, incluyendo Guatemala, están en el centro de los efectos del cambio climático, por lo que debemos ayudar a las familias a adaptarse con programas que funcionan con éxito, trabajando con la gente de abajo hacia arriba”, expuso.

El Fondo Verde para el Clima es el mecanismo mundial más importante para financiar programas de adaptación y mitigación para el cambio climático en países en desarrollo, ya que cuenta con recursos de hasta US$100 mil millones para 2020, para programas con bajas emisiones de carbono y capacidades de recuperación, adaptación y mitigación con enfoques programáticos impulsados por los países.

“No vamos a lograr los cambios en un plazo de 12 años, si seguimos gastando millones en proyectos que no funcionan; debemos ser creativos y prácticos. Agradezco al Banco Interamericano de Desarrollo y al Fondo Verde para el Clima, por su interés”, finalizó.