Ministros definen plan contra la sequía en Corredor Seco regional

Fecha de publicación: 02 / ago / 2016

 

Un programa de resiliencia contra la sequía en el Corredor Seco centroamericano, así como una estrategia regional para la reducción de las pérdidas y desperdicios alimentarios, son dos de los principales acuerdos a los que llegaron los ministros de América Latina y el Caribe, en el marco del Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre 2015, que se realiza en Santiago de los Caballero, República Dominicana.

En la cita, que promueve la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), también se acordó el impulso de una ley de seguridad alimentaria para República Dominicana, se informó de manera oficial.

De acuerdo con un comunicado de la FAO fechado en Santiago de Chile, “3.5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y 1.6 millones viven en situación de inseguridad alimentaria en El Salvador, Guatemala y Honduras en lo que se conoce como Corredor Seco”.

 

En el marco del plan de seguridad alimentaria de CELAC, los países del corredor seco de Centroamérica, están apoyando la resiliencia de sus comunidades rurales mediante acciones de adaptación al cambio climático y la sequía.

La FAO está apoyando a la CELAC a desarrollar una estrategia regional de gestión de riesgos de desastres para el sector agrícola y para la seguridad alimentaria, ya que los desastres causaron daños por USD 34 mil millones en la región entre 2003 y 2014, afectando a 67 millones de personas.

 

“Con la adecuada reducción del riesgo, los países miembros de CELAC pueden fortalecer su seguridad alimentaria y construir sistemas agrícolas resilientes, mejorando la capacidad de millones para enfrentar amenazas”, explicó Benitez.

 

Sistemas públicos de abastecimiento de alimentos

El plan de CELAC llama a fortalecer los programas de abastecimiento de alimentos, revitalizar las compañías de abastecimiento y centrales de abasto y fomentar las reservas de alimentos.

En su discurso, Benítez destacó la creación de la primera red regional de sistemas públicos de abastecimiento y comercialización de alimentos, como un logro concreto del plan CELAC.

“Estos sistemas permiten generar una oferta estable de alimentos y facilitar el acceso a comida para la población más vulnerable” explicó Benítez, llamando a más países a sumarse a los miembros actuales: Brasil, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador y San Vicente y las Granadinas.

 

Incorporar el enfoque de género en la lucha contra el hambre

Las desigualdades de género son uno de los temas principales que subyacen la inseguridad alimentaria de la región.

FAO está apoyando al Grupo de Trabajo de Adelanto de la Mujer de la CELAC, desarrollar una estrategia de género para el plan de seguridad alimentaria de la CELAC, que será presentada en noviembre  en República Dominicana.

Esta permitirá incorporar el enfoque de género en las principales acciones e iniciativas de lucha contra el hambre en la región, empoderando a las mujeres rurales.

“Esta es sólo una pequeña muestra de todo lo que hemos avanzado en tan sólo dos años. Los resultados alcanzados demuestran que erradicar el hambre es una meta posible si se cuenta con el compromiso político adecuado”, dijo Benítez.

El Representante Regional de la FAO concluyó señalando que la ejecución plena del plan de seguridad alimentaria de la CELAC es “la mejor herramienta para alcanzar hambre cero al año 2025”.