Por avances ambientales de Guatemala, Banco Mundial asigna Q3.86 millones para reducción de gases GEI

Fecha de publicación: 17 / ene / 2019

Gracias a las gestiones realizadas al más alto nivel durante 2018 por el Ministro de Ambiente y Recursos Naturales, Alfonso Alonzo, y su equipo de trabajo, así como a los avances de país presentados en ese mismo período sobre acciones para el combate, mitigación y adaptación al cambio climático en la mayoría de sus componentes, el 2019 arranca con la importante notificación del Banco Mundial sobre la aprobación de un fondo por US$500,000.00 (alrededor de Q3.86 millones) para la ejecución del proyecto “Apoyo en la implementación de la Hoja de Ruta de las Contribuciones Nacionales Determinadas NDC -por sus siglas en inglés-”.

Estos recursos serán destinados a implementar esta Hoja de Ruta (ya consensuada) para el diseño y aprobación finales de las NDC. Estas se refieren principalmente a las cuotas y acciones concretas para la reducción de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a las que cada país se compromete, en el contexto de la Conferencia de las Partes (COP), de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París.

Las NDC presentan públicamente los planes de los países en el marco del Acuerdo de París para contribuir a los esfuerzos internacionales para asegurar un futuro sostenible para todos, manteniendo el aumento de la temperatura global bastante por debajo de los 2 grados centígrados con respecto a la media de los niveles preindustriales., con una preferencia por que ese límite no supere los 1.5 grados. 

Las NDC presentan las políticas climáticas de los países y sus acciones para reducir las emisiones y adaptarse al cambio climático en numerosos sectores, como por ejemplo, la descarbonización del suministro de energía apostando por la energía renovable, mejoras en la eficiencia energética, una mejor gestión de la tierra, la planificación urbana y el transporte, entre otros.
Entre otras ventajas, la aprobación final de las NDC-Guatemala permitirá que mejore su posicionamiento en el mercado internacional de bonos de carbono, por el manejo adecuado de su masa forestal, entre otras medidas de adaptación y mitigación ante el cambio climático de país.

En este sentido, el titular de la cartera ambiental guatemalteca manifestó su complacencia por dicha notificación realizada por el BM, este miércoles 16 de enero, en su Despacho, ya que la misma también convalida los esfuerzos realizados por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) en 2018 y 2017, en cuanto al desarrollo de varios talleres multisectoriales gracias a un proceso participativo nacional, apoyado por la NDC Partnership.

Este fondo deberá ser ejecutado en un periodo de dos años a partir del desembolso, cuyos recursos serán orientados a llenar los vacíos  técnicos y financieros para el logro de los objetivos de la Hoja de Ruta de las NDC mediante el apoyo a la creación y puesta en marcha de un órgano de coordinación técnica para su ejecución.

Asimismo, el proyecto también trabajará en el fortalecimiento de la gestión financiera y presupuestaria climática para el logro de los objetivos de las NDC, en la identificación de medidas de adaptación en los sectores prioritarios,  la revisión y actualización de las NDC, así como en el mapeo de actores y la conformación del Grupo Multisectorial de Trabajo.

El Ministro Alonzo recordó que “Guatemala es uno de los 10 países más vulnerables del planeta y el segundo más vulnerable de América Latina en cuanto a efectos y variabilidad climática” y ante ello “Guatemala ha logrado consensuar la ambiciosa meta de reducir entre  3 y 4 millones de toneladas anuales de gases GEI, si se implementan las acciones concretas y adecuadas. Esto representaría una reducción de hasta un 22.6% de las emisiones totales nacionales respecto a las del año base 2005 proyectado al año 2030”, agregó.

Según el último informe de 2018 del BM, organismo multilateral financiero, “los tres últimos años han sido los más calurosos de que se tenga registro en la historia a nivel mundial. “Las emisiones de dióxido de carbono derivadas de los combustibles fósiles y de la actividad industrial empezaron a aumentar de nuevo en 2017 después de estabilizarse por un corto período. Muchas regiones están experimentando tormentas, inundaciones y sequías más graves y frecuentes”.