El domingo los niños “abrazaron” el lago de Amatitlán

Fecha de publicación: 06 / dic / 2016

Si hablamos de métodos efectivos de aprendizaje, sin duda alguna uno de ellos es el juego. Si añadimos al juego un componente educativo obtenemos una herramienta única e irremplazable de enseñanza-aprendizaje.

El aprendizaje no sólo viene de los libros o los maestros, porque también proviene de todo un conjunto de factores internos y externos de la persona o del grupo al que pertenece, así como de su entorno. El juego es un instrumento privilegiado para el aprendizaje del pequeño, porque ayuda a mejorar su percepción sensorial, desarrolla su capacidad de relación y estimula su fantasía.

En la calle principal de la orilla del lago de Amatitlán, en el municipio del mismo nombre, con el propósito de dar impulso al trabajo que se cumple para lograr su recuperación, se realizó la décimo primera edición de la campaña “Démosle un abrazo al lago”, en el que participaron trabajadores del Ministerio de Ambiente.

Este día, el Ministerio de Ambiente contó con un stand informativo, coordinado por Nubia García, educadora ambiental de la Dirección de Formación y Participación Social -DIFOPAS-, del MARN, en el que se realizaron múltiples juegos, como el de memoria, rompecabezas y lotería de cambio climático. En este último juego se enfatizó sobre la importancia del cuidado de nuestro medio ambiente y las consecuencias del cambio climático y sus afectos al planeta.

“Todos llevamos un niño dentro”

¿A quién no le gusta jugar? Para los niños jugar es una necesidad y los adultos no son tan diferentes en este sentido.

En dicho stand se hicieron presente niños de todas las edades, así como adultos; todos con la curiosidad de jugar lotería ambiental. Con esta campaña se buscaba la sensibilización de las personas para no contaminar esa cuenca, situada a unos 27 kilómetros al sur de la capital guatemalteca.

Esta campaña de sensibilización nace tras la publicación del Acuerdo Gubernativo 537-2006, que instituye el primer domingo de diciembre como Día del lago de Amatitlán, que deberá celebrarse en todo el territorio de esta cuenca.