Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes -COP-

En la ciudad de Estocolmo, Suecia, en el año 2001 se aprobó el Convenio Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), en donde invita a las Partes a tomar medidas a nivel global para prevenir los efectos adversos causados por estas sustancias en todas las etapas de su ciclo de vida. El objetivo general es proteger la salud humana y el medio ambiente frente a estos compuestos.

El convenio Estocolmo es un sistema legislativo de prevención y manejo seguro de sustancias peligrosas COP para la protección del ambiente y la salud humana; muchos países han rectificado dicho convenio y se han comprometido a cumplir con las medidas para reducir o eliminar dichas sustancias y otras que el convenio establece. Entró en vigor el 17 de mayo del 2004 con 151 países signatarios.

El Gobierno de Guatemala firmó el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes el 29 de enero del 2002 y posteriormente lo ratificó el 30 de julio del 2008. El Convenio entró en vigor para el país el 28 de octubre del mismo año.

Para cumplir con este Convenio, el Gobierno de Guatemala asignó al Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, a través del Departamento para el Manejo Ambientalmente Racional de Productos Químicos y Desechos Peligrosos, Convenio de Estocolmo, como punto focal técnico y encargado de ejecutar conjuntamente con ONUDI, el primer proyecto, a través del cual se elaboró el Plan Nacional de Contaminantes Orgánicos Persistentes.

Para mayor información sobre el Convenio de Estocolmo puede ingresar en el Sitio Web Oficial: http://chm.pops.int/ (contenido en inglés).