El proyecto surge ante el aumento de la frecuencia e intensidad de eventos extremos (huracanes, inundaciones y sequías) que ha experimentado el país, así como la alteración de los patrones de temperatura y precipitación que amenazan a los ecosistemas, la biodiversidad, los sistemas productivos y por ende las economías locales, lo cual se traduce en un retroceso en el mejoramiento de vida de la población.

Las comunidades que se ubican en la juridicción del Proyecto, en su mayoría se encuentran en pobreza y pobreza extrema, con bajos Índices de Desarrollo Humano y con grandes desigualdades sociales respecto a la atención de servicios y oportunidades de desarrollo.